El universo, el autismo, la mente y los valores

image345
image346

La Naturaleza de la naturaleza

Porqué los antiguos Egipcios apreciaban Deneb y la Cruz del Norte

Al alinear las alas de la constelación del Cisne o la Cruz del Norte (y no el cinturón de Orión) con las pirámides de Giza, Cassella (2018i) encontró (y cualquier persona encontrará) que:


(A) Las alas de la Cruz del Norte (Delta Cygni, Sadr y Epsilon Cygni) apuntan al círculo sur de triangulación del antiguo Egipto, al sur de Giza y del Cairo; mientras que Deneb, Sadr, y Albireo apuntan al círculo norte de triangulación; 

(B) en tierra, los dos círculos se cruzan por el lado oeste en el tope de la pirámide de  Khafre y por el lado este, a pocos metros al norte del templo de Isis/Sirio (la distancia entre los dos cruces, o sea la longitud de la base de las dos triangulaciones circulares es de 14,1 millas); los dos cruces representan los principios de Ubicuidad y Coincidencia de la computación cuántica;

(C) en su ubicación, las pirámides de Khufu y Menkaure reflejan la existencia en tierra del círculo del sur;

D) la ubicación de la pirámide de Djedefre confirma la existencia del círculo del norte; y

(E) el círculo del norte también contiene al este las 3 estrellas del cinturón de Orión.


La cabeza de la Esfinge representa la computación clásica (o la 1ra atención) con menos daño en el autismo; su cuerpo felino representa la computación cuántica (o la 2da atención) dañada en el autismo; y la unión de la cabeza y del cuerpo en la Esfinge entera representa la de-coherencia de la 3ra Atención. 


Si observamos la base compartida de los dos círculos de triangulación, en la dirección hacia el este que recoge la mirada de la Esfinge, validaremos 4 hipótesis:


(a) Los puntos que yacen en el cruce de los dos círculos de triangulación validan el principio que un objeto puede existir en dos lugares a la vez (por ejemplo, en los dos círculos) y también el principio que 'dos objetos separados (los dos círculos, por ejemplo) pueden compartir el mismo espacio al mismo tiempo';

(b) al sur de la punta este de la base común de los dos círculos, ha de existir un templo dedicado a la estrella Sirio  (Isis, Sopdet, Venus) o la 2da atención;

(c) a 1,8 millas hacia el noreste por el círculo del norte han de encontrarse los tres templos dedicados al cinturón de Orión (o la 3ra Atención); esos tres templos deben de estar enterrados en la actualidad (a la derecha); y

(d) cuando un faraón moría, su espíritu y cuerpo viajaban de los templos de Orión-Osiris-Sah en tierra a los templos de Sopdet-Isis-Venus, cruzaban luego el rio Nilo hacia la Esfinge. De la Esfinge, su momia iba hacia su tumba, mientras que su espíritu viajaba a la Vía Láctea, antes de alcanzar el cinturón de Orión en el cielo.  


Si develamos los secretos escondidos en la mente de los autistas, en el 'Arca de la Alianza'  construida por Moisés, en los  monumentos de  Giza y en las obras de arte de Leonardo, pudiésemos transformar en oportunidades de crecimiento los peligros impuestos por el calentamiento global. Como se explica en el fondo de esta página, esos peligros sobrepasan los inconvenientes encontrados por el IPCC (Grupo Intergubernamental del Cambio Climático).

La heurística logos y el 'Arca de la Alianza'

image347

Si el Arca de la Alianza en Axum (Etiopía) no es 'El Arca',  es de todos modos una metáfora (Cassella, 2019) de la capacidad para resolver un problema, golpeada en el cerebro autista:


(1)  RESGUARDAR LA PERFECCIÓN DE NUESTRA  MEMORIA (Tumim, el Cayado, la 1ra Atención ilesa en el autismo de alto funcionamiento, o la unidad de la  computación clásica  donde el 'sí' vence el 'no'):

(2) IMAGINAR NUEVAS MEMORIAS (Urim, el Mayal, entre el y el no, en la ambigüedad de la coherencia cuántica, o la  2da atención lesionada en el autismo); y 

(3)  ESCOGER UN 'CAMINO-CON-CORAZÓN', en la de-coherencia de la 3ra Atención que une la 1ra atención con la 2da atención.


Moises colocó los cristales Tumim y Urim en el Arca porque los sabios egipcios le habían revelado el secreto del cruce del Cayado con el Mayal en Osiris. Ese secreto también se esconde en la pregunta medieval, "¿Cuántos ángeles (el infinito de la Ubicuidad) pueden danzar en la punta (la nada de la Coincidencia) de una aguja (la Unidad)?"


La decoherencia cuántica completa la unión del Pastoral con el Mayal, o de los cristales Tumim y Urim que Moisés colocó en la primera Arca, la naturaleza de la naturaleza y la danza de la unidad con el infinito y con la nada (1/0 = ♾). 


La de-coherencia cuántica puede ser vista como la 2da atención o como la 3ra Atención

La 'Natividad' y la 'Lucha por el Estandarte' de Leonardo

image348

 La Danza entre la unidad, el infinito y la nada precede nuestra percepción de la belleza de una Obra de Arte, de un Texto Sagrado  y de nuestra victoria con los ángeles de la Ubicuidad y de la Coincidencia; ubicados en el tope del cuadro de Leonardo da Vinci, "La Natividad".


La Natività' ('Navidad', a la izquierda) está colgada en una pared de la iglesia de 'Santa Maria de los Canales' en Tortona (AL, Italia).


Sin la nube, los ángeles de la Ubicuidad y de la Coincidencia estarían dentro del establo; y sin los ángeles, la nube estaría fuera del establo. Juntos, los dos ángeles y la nube están adentro y afuera a la vez (Ubicuidad) y comparten el mismo espacio al mismo tiempo (Coincidencia). San José representa la 1ra atención o el Cayado; María, la 2da atención o el Mayal; y  Jesús, la 3ra Atención, o su unión.


Leonardo también escondió las tres atenciones de la naturaleza y de la mente humana en su mural desaparecido 'Lotta per lo Stendardo' ('Lucha por el Estandarte', a la derecha), la pieza central de su arruinada  'Battaglia di Anghiari' ('Batalla de Anghiari'). 


Vasari escondió el centro de la Lucha por el Estandarte a 7,035 metros debajo del centro de su Battaglia di Marciano ('Batalla de Marciano') en el Salón de los 500, del  Palazzo Vecchio (Palacio Viejo) de Florencia (Cassella, 2017c).

image349

A. Autismo y esquizofrenia

La leyenda del viaje de ida y vuelta de Quetzalcóatl


Esta página busca mostrar que los niños autistas anclados en la memoria de una realidad supuestamente conocida seguirán creciendo a una edad adulta obstaculizados por la dificultad de emprender la vía de la  coherencia cuántica, en la cual exploramos el infinito recorrido por el semidiós mesoamericano 'Quetzal-coatl' (Pájaro-serpiente). Aunque va como 'Serpiente-pájaro', desde la percepción del espaciotiempo compartido (en la tierra que sostiene el serpiente-coatl) al cielo de la locura (que acoge el pájaro-quetzal), 'Quetzalcoatl' escapará de la locura. Él (o ella) regresará  del encuentro de la infinidad con la nada en la Conjunción superior hacia el progreso de un espaciotiempo renovado en la conjunción inferior.


Por lo que se sabe, el autismo es una condición irreversible, cuya cura no se ha encontrado aún. Además, la proporción de la población incluida en ese espectro está aumentando año tras año. Además de mejores herramientas de diagnóstico, de virus desconocidos y del efecto no deseado de algunas vacunas en algunos niños, no podemos descartar el lanzamiento irresponsable en el ambiente de sustancias químicas tóxicas y la degeneración de nuestra capacidad (la computación cuántica, el aprendizaje, el cristal Urim de Moisés, el bastón No'am de Zacarías, o el Nagual de los Aztecas) de existir entre la necesidad autista  (Tumim o computación clásica) y la casualidad esquizofrénica.


Podemos incluir en la esquizofrenia las personas que si bien exploraban el borde de la locura cuando eran niños, en la edad adulta pierden la capacidad de dejar atrás la locura con el fin de renovar el mundo compartido. En efecto, la de-coherencia cuántica, o la capacidad de Quetzalcoatl de regresar a un yo mejor y a un otro mejor, es comprometida en un grado variable en las personas atrapadas por las garras de la psicosis


Entender el autismo conlleva el entendimiento de la  esquizofrenia; entender la esquizofrenia conlleva el entendimiento de la sicosis que la rodea; y entender la sicosis conlleva el entendimiento de la mente 'normal'. 


El  beneficio de conocer las raíces cognitivas del autismo


La proposición de una teoría (por ejemplo, la heurística logos) que descubriese las raíces cognitivas del autismo y de la esquizofrenia constituiría un hallazgo providencial ya que permitiría la prevención de ambos espectros, encontrar una cura, diagnosticar el autismo temprano en el desarrollo y aplicar a niños autistas métodos mejorados de enseñanza temprano en la vida. La investigación de Antonio Cassella apunta a más que prevenir el aumento del orden autista en los bebés y del desorden esquizofrénico en los adultos. El entendimiento de las raíces cognitivas del autismo y de la esquizofrenia al centro de la sicosis nos permitirá evitar la destrucción conexa a los cuatro jinetes del Apocalipsis: el terrorismo (1), el calentamiento global (2), el autismo (3), y la sicosis (4). Ademas de evitar la destrucción en camino, la comprensión de la naturaleza del autismo y de la esquizofrenia pudiese guiar nuestra búsqueda y nuestro encuentro de un nuevo horizonte de educación de nuestros hijos en la resolución social de problemas cruciales.


El crecimiento misterioso de los casos de autismo desde Kanner y Asperger 


En Meso-América los  olmecas, maya, toltecas, y los mexica/aztecas creían que el semidiós 'Pájaro-serpiente' "Quetzal-coatl" podía dejar atrás la memoria de la realidad clásica (o el espaciotiempo para ir  (a la izquierda en la figura arriba) hacia la locura, a través de mundos imaginarios opuestos entre sí (hiperespacio cuántico), y regresar (a la derecha) por el hiperespacio hacia un espaciotiempo renovado.  Los autistas carecen del poder de 'ir', siguiendo a "Cóatl-quetzal"; y los esquizofrénicos sin medicación carecen del poder de 'Regresar' como "Quetzal-cóatl." Por eso, el Entendimiento del autismo infantil pudiese brindarnos a todos la libertad de escoger un "Camino-con-corazón".


Hace unas seis décadas, Leo Kanner (1943) utilizó el término autismo infantil  para describir la situación de 11 niños que mostraban características anormales:


·  La dificultad para integrarse con sus pares, o la soledad autista (las habilidades cognitivas sin daño o sobre-desarrolladas en el autismo son subrayadas),

· el deseo de igualdad, o repetición, e

·   islas de habilidades sobre-desarrolladas, por ejemplo, en recordar perfectamente y  en la manipulación veloz de rompecabezas complejos. 


Sobre Donald, el primer niño que examinó en 1938, escribió, “Él podía, desde la edad de dos años y medio, decir los nombres de todos los Presidentes y Vice-Presidentes . . . Sin embargo era incapaz de llevar a cabo una conversación común. No podía entrar en contacto con la gente, aunque manipulaba objetos hábilmente. Su memoria era fenomenal. Las pocas veces que se dirigía a alguien—mayormente para satisfacer sus deseos—se refería a el mismo como ‘tú’ y a la otra persona como 'yo' (reversión de pronombres).


Un año después, Hans Asperger presentó un espectro más amplio de niños con formas de ser similares, mostrando que no todos los autistas poseen características de alto funcionamiento. Otras peculiaridades que  Asperger notó en sus pacientes eran:


· escasez de contacto visual

· pobreza de expresiones faciales y gestos, 

· movimientos estereotipados (repetición de aleteo de manos, de saltos, y así por el estilo), 

· lenguaje anómalo, 

· apego a impulsos propios en detrimento de las demandas del ambiente, y 

· baja capacidad para aprender de sus pares, padres, y maestros.


Además de eliminar los sub-tipos del ‘Desorden del Espectro Autista’ (DEA en español y ASD en inglés) (como es el caso del  ‘Asperger’, por ejemplo), el DSM-V (American Psychiatric Association, 2013) centra el autismo en dos áreas problemáticas:


A. Discapacidad en 3 de 3 áreas de comunicación social y de interacción a través de contextos imprevistos (que puede ser tan severa como la ausencia total de lenguaje en muchos casos); en la cual, A1 apunta a la pobreza de iniciación y respuesta social (por ejemplo,  la falta de atención conjunta), A2 refleja la debilidad de la comunicación no-verbal (por ejemplo, el contacto visual), y A3 se dirige a la deficiencia de conciencia social, intuición, y relación (por ejemplo, la falta de una“teoría-de-la-mente” en considerar, a la edad de 4 años, las perspectivas de otras personas); 


B. patrones restringidos o repetitivos de comportamiento  a razón de por lo menos 2 de 4 síntomas; en la cual, B1 se refiere a modos de hablar o a movimientos atípicos  (por ejemplo, ecolalia o reversión de pronombres), B2 denota una resistencia excesiva al cambio y una forma rígida de pensar (por ejemplo, una reacción desmedida a cambios triviales y la dificultad de entender la ironía y el  humorismo), B3 está relacionado con un apego excesivo a objetos y a intereses circunstanciales (por ejemplo, cobijas), y B4 muestra o bien indiferencia, o bien una reacción anormal a aspectos sensorios del ambiente (por ejemplo, objetos en rotación). (Ver un sumario de observaciones sobre autismo [summary of DSM-V observations] preparado por L. Carpenter [PhD] en el 2013.)


La prevalencia del autismo y de la psicosis


En lo que atañe la prevalencia del autismo, el DSM-IV-TR (2000) presentó una media de 5 casos por 10.000 individuos (0,05 %), mientras que el CDC de Atlanta se adhiere ahora a un estimado de 1 caso de autismo por 59 niños (o el 1,69 %). Eso lleva a pensar que hay unos 5 millones de autistas en los Estados Unidos y por lo menos 80 millones en el mundo. 


Puesto que la eliminación de sub-tipos del DSM-IV-TR al DSM-V introduce la posibilidad de estimados conservadores de autistas en vida, Cassella (2018d) propuso que la prevalencia del autismo es de un 1% en el mundo y que el autismo y la psicosis (que incluye la esquizofrenia) están aumentando. El hecho que el juego simbólico solitario del DSM-IV (2004) haya sido sustituido en el DSM-V con el juego imaginario compartido demuestra que los numerosos autores del DSM-V no conocen aún la causa última del  autismo.  Lo mismo puede decir del espectro conexo a la sicosis y a la enfermedad en su centro: la  esquizofrenia.


Tal como se hizo para el autismo, el DSM-V eliminó algunos sub-tipos de esquizofrenia (por ejemplo, la paranoia), dejando el terreno de la gente golpeada por la esquizofrenia a los que experimentan por más de un mes ilusiones o alucinaciones fuera de toda realidad. Si en el espectro de la sicosis (la dificultad de interpretar la realidad en forma compartida) incluimos la esquizofrenia (25-60 millones), el desorden bipolar  (60-80 millones), y la depresión (270-300 millones), entonces  la prevalencia promedio de la sicosis (cerca del 5%) es 5 veces la del autismo. 


En 1964, Bernard Rimland mostró que la visión de la realidad conocida y compartida por parte de los autistas y la distorsión de la realidad en la esquizofrenia obedecen esquemas cognitivos opuestos, de la misma manera que la cordura se opone a la locura. Puesto que los esquizofrénicos responden positivamente al suministro de antagonistas de la dopamina, mientras que no hay fármaco aún que pueda eliminar el autismo, Cassella (2017a) se adhirió a la conclusión de Rimland que la esquizofrenia deriva de una predisposición genética relacionada pero opuesta a la que causa el autismo. Entonces, si los esquizofrénicos son sólo el 10% de los sicóticos (cerca de 400 millones), una persona en 200 sufre de esquizofrenia, comparado con una persona con DEA en 100 personas normales. Si el autismo golpea a nuestros hijos, la esquizofrenia golpea a jóvenes adultos, desde el final de la adolescencia hasta la edad de 35 años, agrupándose alrededor de la edad de 20 y de 30 años.


La siguiente sección profundiza la hipótesis que el autismo, el retraso mental, el síndrome de Down, la esquizofrenia y la sicosis representan diferentes manifestaciones del encuentro de dos aspectos de la mente normal:  La computación clásica ilesa en el autismo de alto funcionamiento y la computación cuántica dañada en el autismo.

image350

B. Autismo, síndrome de Down, esquizofrenia y retraso mental


La aparición de una tercera copia del cromosoma 21 en el síndrome de Down representa una malformación genética conocida. Ese  no es el caso del autismo, puesto que se desconoce la naturaleza del desorden genético que lo causa. Aunque el autismo pudiese derivar de un daño central a una faceta extraña de nuestra cognición, ese espectro puede relacionarse con una gran variedad de etiologías; por ejemplo, la epilepsia, el retraso mental y la parálisis cerebral. De hecho, el 70 % de los autistas presentan un grado variable de retraso mental; una característica que el autismo comparte con la parálisis cerebral y el síndrome de Down, aunque ninguno de esos dos defectos del desarrollo cognitivo está relacionado con el autismo infantil. Además, una tercera parte de los casos de autismo es asociada con anormalidades pre- y peri-natales, junto al desarrollo de convulsiones en la adolescencia más que en la infancia (Deykin & MacMahon, 1979). En contraste con eso, el retraso mental no-autístico es relacionado con complicaciones post-natales y con epilepsia infantil (Richardson, Koller, Katz, & McLaren, 1980).


Los beneficios de conocer las raíces cognitivas del autismo


La proposición de una teoría que descubriese las raíces cognitivas del autismo y de la esquizofrenia constituiría un hallazgo providencial, ya que pudiese prevenir la ocurrencia de ambos espectros, encontrar una cura, emitir diagnósticos temprano en la vida y aplicar métodos mejorados de enseñanza. Pero en este sitio web se apunta a más que prevenir el orden autista y el desorden esquizofrénico. Estamos convencidos que descubrir las raíces del autismo y de la esquizofrenia nos permitiría contrarrestar la destrucción que traen los cuatro jinetes del Apocalipsis: el Terrorismo (1), el calentamiento global (2), el autismo (3), y la esquizofrenia al centro de la psicosis (4). 


Además de evitar la degeneración mental de algunos líderes, de algunas naciones y de la sociedad global, la comprensión de las causas del autismo y de la esquizofrenia pudiese llevarnos a buscar y a encontrar nuevos horizontes de enfrentar problemas cruciales, de resolverlos, de aprender y de reafirmar el progreso de nuestros niños normales.


El hecho que no comprendamos el desorden cognitivo en la base del autismo limita severamente los métodos utilizados en la enseñanza de niños autistas. Los métodos corrientes de enseñanza son basados principalmente  en las técnicas de modificación de conducta derivadas del condicionamiento operante; tal como lo señaló B. F. Skinner, un psicólogo de la Universidad de Harvard .


Modificación de conducta


El condicionamiento operante—que considera la existencia de la mente una hipótesis superflua—ha originado técnicas cruciales de reforzamiento positivo, que facilitan la adquisición de significados centrales, hábitos, reglas y destrezas básicas. Aún así, los métodos educativos basados en la teoría del condicionamiento operante no pueden enseñarles a los autistas cómo reajustar conocimientos familiares cuando el contexto cambia abruptamente o cuando el ambiente presenta demandas inusuales. De hecho,  cuando los problemas desatados por las vicisitudes de la vida nos fuerzan a buscar nuevos horizontes, la modificación de conducta—utilizada con gran éxito en el entrenamiento de los animales que trabajan en los circos—se vuelve menos efectiva, inefectiva, y aún contraproducente. 


Puesto que la creatividad de los autistas es débil, en una vuelta irónica, la modificación de conducta pudiese reforzar su tendencia autística a apegarse a lo que saben en situaciones en las cuales el conocimiento familiar es inadecuado. Los métodos de enseñanza basados en el condicionamiento operante trabajarían mejor si fuesen complementados por una actitud favorable al cambio o a la re-creación social. Sólo a través de la creatividad cuántica podemos suspender virtualmente la validez de conocimientos repetitivos considerados “ciertos”  y “legítimos”. 


Una teoría sobre las raíces psicológicas y neuro-biológicas del autismo pudiese enriquecer los métodos de enseñanza tanto de niños autistas como de niños normales.  Dos pasos importantes en la formulación de esa teoría es la exploración de cómo crece la inteligencia en la infancia y de las fortalezas y debilidades de los autistas. 

image351

C. El crecimiento de la inteligencia en la infancia

Tal como lo mencionó Cassella (2000, 2002a, 2002c, 2017a y 2018d), mediante el análisis de pruebas cognitivas de niños normales, en los primeros '40s el psicólogo Jean Piaget (1983) encontró que la inteligencia humana crece en cinco etapas, desde el nacimiento hasta la edad de  6,5 años (en hallazgos posteriores a Piaget, ya que ese psicólogo calculó el límite en 7,5 años de edad): 


A. Antes de los tres meses de edad, los recién nacidos detectan que el yo es capaz de repetir perfectamente sus movimientos;

B. antes del cuarto mes, los bebés aprenden a repetir el enlace entre una percepción y el yo; 

C. antes de la edad de 1 año, los niños aprenden a repetir perfectamente el enlace conocido entre dos percepciones;

D. a la edad de dos años, los niños pueden enlazar una percepción con un concepto (o representación) y con su yo; y 

E. a los  6,5 años, todos los niños normales poseen la capacidad para enlazar dos conceptos (o meta-representación).


Puesto que Piaget  nunca comparó niños autistas con niños normales, nunca se dio cuenta que la inteligencia humana crece respetando dos vectores cognitivos:

  • la perfección de la computación clásica en la 1ra atención y 
  • la calidad de menos-que-la-perfección asignada a la computación cuántica. 


Tampoco pudo darse cuenta Piaget que la computación cuántica puede a su vez dividirse:

  • en un viaje de ida (la coherencia cuántica) impregnado de ambigüedad y de esperanza, donde destaca nuestra valentía para encarar un reto en el mundo de la 2da atención; y 
  • en el contento (el grito 'Eureka' expresado por Arquímedes) que caracteriza nuestra conciencia cuando emprendemos el viaje de regreso (la de-coherencia cuántica), en el cual les sonreímos a otros a través de la 3ra Atención.


Aunque nos apeguemos a una sonrisa, no es fácil concluir si estamos en el camino de la 2da atención o de la 3ra Atención. El contento, el peligro y el sufrimiento de nuestros compañeros de viaje acompañan el aprendizaje conexo a la computación cuántica.  Leonardo da Vinci, por ejemplo, usó su 2da atención para diseñar nuevos cañones mortíferos; y su 3ra Atención, en las pinturas 'Mona Lisa' y 'Natività' (ésta última colgada cerca del altar mayor en la iglesia de 'Santa Maria dei Canali' en la ciudad italiana de Tortona). 


Mark Johnson (1994) comprobó la capacidad de bebés de cuatro meses de edad para cambiar su atención.  Eso fue diez años antes de que Landry y Bryson (2004) detectaran que los niños con autismo no pueden seguir a los niños normales en esa hazaña cognitiva. A su vez, John Watson (1994) comprobó la presencia de la probabilidad condicional durante el primer año de vida de los niños normales.


Watson utilizó una cuerda liviana para atar el pie derecho de un bebé dormido a una sonaja; y después ató el pie izquierdo de otro bebé dormido a la misma sonaja. (Los dos bebés estaban separados por una cortina opaca). Cuando el primer bebé se despertó, empezó a reproducir perfectamente la secuencia de sonidos encerrados en la sonaja, con probabilidad p = 1 (necesidad autista). El movimiento y el sonido despertaron al segundo bebé, quien también empezó a mover la sonaja con probabilidad p = 1, puesto que el primer bebé había parado. En verdad, el primer niño estaba sorprendido de percibir que la sonaja se movía y sonaba con p = 0 (casualidad esquizofrénica), puesto que él no hacía nada para promover ese suceso. Después de un rato, sin embargo, el primer niño se dio cuenta que él podía seguir excitando la sonaja, aunque no tuviese control perfecto (100%) de ese movimiento. El segundo bebé también hizo ese descubrimiento, que les encantó a ambos bebés. Watson conectó  ese diálogo a una probabilidad condicional o menos-que-perfecta (entre 1 y 0, o entre el autismo y la esquizofrenia).


Watson y los dos bebés habían descubierto que existe un poder que difiere del poder relacionado con tener o no tener un control total. Ese poder puede ser conectado a la computación cuántica que guía el control menos-que-perfecto en la exploración de lo desconocido conocible. Eso implica que el control menos-que-perfecto media entre el control perfecto del yo (con p = 100%) al control imperfecto del otro (con p = 0). La Inquisición quemó miles de brujas porque es muy fácil confundir menos-que-la perfección (0 < p < 1)  con la imperfección  (p = 0). Los secuaces de dictadores diabólicos y sin valores sociales cometen ese mismo error.


Los autistas no pueden manejar problemas que retan nuestra memoria del conocimiento repetitivo. Ellos no pueden atravesar el abismo entre lo conocido con p = 1 y lo no-conocible con p = 0. Los autistas abrazan lo conocido (p = 1) y rechazan lo que lo contradice (p = 0), pero no pueden lidiar con dilemas entre esos dos extremos, en el mundo entre 1 y 0, explorado por medio de qubits cuánticos. Su dificultad para concebir menos-que-la-perfección, sin embargo, nos puede ayudar a visualizar una teoría sobre las raíces del procesamiento cuántico de información en la mente humana y en el universo

image352

D. Debilidades y fortalezas de los autistas

La falla de los autistas en la prueba de la Creencia-Falsa (Teoría-de-la-mente) 


La teoría que andamos buscando no tiene por qué basarse en especulaciones, ya que actualmente tenemos a disposición una gran variedad de resultados sin explicación, derivados de experimentos realizados con sujetos autistas en diferentes campos de la psicología y de las ciencias neuro-cognitivas. Este arreglo sustancial de resultados enigmáticos puede convertirse en un tesoro en los ojos de aquellos que logren integrarlos hacia la explicación de sus causas. Una teoría coherente tendría la capacidad de a) predecir el resultado de nuevos experimentos con sujetos autistas, b) mejorar métodos de enseñanza,  c) evidenciar el circuito cognitivo dañado en el autismo, d) reducir los casos de autismo y sicosis; y e) prevenir la destrucción de la civilización humana.


Cassella tomó ciertamente en cuenta el protocolo “cambiar/desconectar” ('shift-disengage: SDP') diseñado por Landry y Bryson (2004): Los autistas igualaron a sus controles normales en cambiar su atención cuando un grupo de luces se apagó en una pared a su izquierda y se prendió en una pared a su derecha. Sin embargo, los sujetos con autismo no emularon a sus controles en lucir su segunda atención durante la etapa de “desacople”, en la que las luces se prendieron en la pared opuesta aún cuando las luces originales quedaron prendidas. La capacidad no-local de los sujetos no-autistas para prestarle atención simultáneamente, en su mente,  a conjuntos opuestos de luz implica una velocidad superior a la de la luz.  El protocolo SDP, entonces, implica una velocidad infinita. El comportamiento de los autistas frente al SDP sugiere que ellos no pueden manejar tareas basadas en la capacidad para manejar el infinito presente en la computación cuántica.


En los últimos 35 años, los científicos cognitivos han encontrado que el problema central en el espectro de comportamientos anómalos observados en individuos con autismo es su dificultad para pasar pruebas de  ‘creencia-falsa' (Baron-Cohen, Leslie, & Frith, 1985) (Baron-Cohen, 1989, 1993, 1995). 


A manera de ejemplo considérese la siguiente situación: A los sujetos experimentales se les pide que miren a un muñeco y a una muñeca (un muchacho y una muchacha) que están jugando con canicas en un cuarto. Antes de salir del cuarto, la muñeca deja las canicas debajo de una almohada. Los sujetos experimentales ven también que el muñeco-varón mueve las canicas a la gaveta de un escritorio mientras la muñeca está afuera. A ese punto un investigador le pregunta al sujeto experimental dónde irá a buscar sus canicas la muñeca que está a punto de volver al cuarto de juegos. Los niños normales responden que la muñeca irá a buscar sus canicas debajo de la almohada, donde las dejó; y los niños autistas contestan que la muñeca las buscará en la gaveta, puesto que allí es donde están las canicas. 


Ya en 1997, Cassella consideró la hipótesis que la localidad y la velocidad finita guían las respuestas equivocadas de los autistas, mientras que la no-localidad y una velocidad infinita guían las respuestas acertadas de los no-autistas.


El éxito de los autistas en pruebas del reconocimiento de la permanencia del yo y del otro


Otra pieza crucial de conocimiento que ha contribuido a la visión de Cassella (2017a) sobre las raíces de la creatividad en todo sistema natural es el éxito de los autistas en pasar dos pruebas cognitivas fundamentales. Una de ellas es la “Foto-prueba de Zaitchik” (Zaitchik, 1990). 


Esa prueba, que mide la capacidad de reconocer la identidad del otro a través del tiempo, es pasada por los niños normales a la edad de 4-5 años, la misma edad en que pasan la prueba de la creencia falsa. En la Foto-prueba de Zaitchik, Ernie, un personaje de Plaza Sésamo (Sesame Street), toma una foto de su amigo Bert cuando está acostado en una colchoneta. Bert se va, y Pájaro Grande se acuesta en esa colchoneta. Apuntando a la foto tomada, pero sin revelar su contenido, un experimentador le pregunta al sujeto experimental, “En la foto, ¿quién yace en la colchoneta?” Actuando en forma aparentemente opuesta a su comportamiento en la prueba de la Creencia Falsa, los autistas responden correctamente que 'Bert yace en la colchoneta', aunque vean allí a Pájaro Grande. 


En la perspectiva de Perner (1991) y en las réplicas análogas de Leslie y Roth’s (1993) del protocolo inherente a la Foto-prueba de Zaitchik, los autistas fueron 50 % más exitosos que sus controles normales.  Puesto que esa prueba es igual de compleja desde el punto de vista de la meta-representación que la prueba de la Creencia Falsa, surge la pregunta: ¿Cuál es la razón detrás del éxito sorprendente de los autistas? En sus libros, Cassella (2002a, 2003, 2004, 2018c),  explicó que los autistas son extremadamente exitosos en la Foto-prueba de Zaitchik porque esa prueba hace uso de una dinámica de sistemas, o de un conjunto de principios que no reposa en la necesidad de violar la realidad, sino de honrarla. Tal como lo mostró Einstein en sus trabajos sobre la relatividad especial y general, una velocidad infinita violaría la realidad visible. Desde el momento en que los niños normales prestan mucha atención a una velocidad infinita, estarán siempre a la zaga de controles autistas en pruebas que honran una velocidad finita, como es el caso de Zaitchik.


Esa proposición es reforzada por el comportamiento de sujetos autistas en una prueba similar a la Foto-prueba de Zaitchik, la del Sí-Mismo-Propio (Povinelli, Landau, & Perilloux, 1996), que es pasada por los niños normales a la misma edad (4-5 años) en que pasan la prueba de la Creencia Falsa y la Foto-prueba de Zaitchik.


De acuerdo con Povinelli et al., la prueba del Sí-Mismo-Propio (Proper self) mide la capacidad para reconocer la identidad del yo a través del tiempo. En la prueba del Sí-Mismo-Propio, el experimentador principal se coloca detrás del sujeto experimental. Un ayudante toma una foto del sujeto mientras el experimentador está a punto de colocar una calcomanía sobre el pelo del sujeto experimental. En una segunda foto, la calcomanía que descansa en el pelo del sujeto experimental es plenamente visible. Ese sujeto pasa la prueba si trata de quitarse la calcomanía después de ver la primera o la segunda foto. 


Al comienzo de su investigación y en el verano de 1996, Cassella (1997, 2000) sometió 18 sujetos autistas a un protocolo de Creencia Falsa en la Escuela Boston Higashi de Randolph (MA). También examinó a todos sus sujetos experimentales con el protocolo del Sí-Mismo-Propio. La guía providencial del Virgilio de Cassella (el Dr. Alfonso Caramazza [1994]) ha sido esencial en considerar que en las personas sin autismo la computación cuántica de la Creencia Falsa se superpone a la computación clásica del Sí-Mismo-Propio. Los experimentos de Antonio Cassella demostraron que el Sí-Mismo-Propio y la Foto-prueba de Zaitchik descansan en los principios de la 1ra atención, mientras que la Creencia Falsa descansa en los principios de la 2da atención. La próxima sección discute los principios sicológicos del espaciotiempo relativo a la 1ra atención y los principios del hiperespacio inherente a la 2da atención. 

image353

E. Principios de la heurística logos

Cassella (2002c) llamó secuencia, 1ra atención, o computación clásica el vector cognitivo (subrayado en sus libros impresos) ileso en el autismo de alto funcionamiento. Ultimamente, Cassella (2019) ha igualado la computación clásica a la capacidad cognitiva denominada Tonal por los aztecas, al Cayado egipcio y al cristal Tumim puesto por Moisés en el Arca de la Alianza.


El análisis de la Foto-prueba de Zaitchik por parte de Cassella lo llevó (Cassella, 2018d) a aseverar que la secuencia se relaciona con nuestra capacidad para preservar la verdad. En el caso particular de la Foto-prueba de Zaitchik, los autistas responden que 'Bert es el personaje que yace en la colchoneta' en la foto porque esa es la verdad. Sin interferencia de parte de la duda que protege posibilidades distintas a la verdad, la cognición de los autistas recuerda lo que realmente pasó más eficientemente que la cognición de los niños normales. 


Cassella se dio cuenta (2002c, 2018d) de que la 1ra atención obedece a diez o más principios, que pueden agruparse alrededor de dos proposiciones: ‘Nada puede encontrarse en dos o más lugares simultáneamente (Localidad); y ‘dos o más objetos separados no pueden compartir el mismo espacio al mismo tiempo’ (Impenetrabilidad).


Como lo muestra la sección anterior,  los sujetos autistas fallan los protocolos de la creencia falsa. Eso ha generado la calificación de  “ceguera mental” asignada a los autistas en la literatura de la 'teoría-de-la-mente' (Wimmer y Perner, 1983). 


La naturaleza de la teoría-de-la-mente pudiese haber escapado de los esfuerzos de los principales centros de investigación del autismo. Cassella (2002a, 2002c) presentó la hipótesis que el dominio cognitivo tocado por la teoría-de-la-mente refleja los principios de nuestra capacidad de mentir, dañados en el autismo. Puesto que la capacidad para abrazar puntos de vista opuestos en el hiperespacio es soportada por una velocidad infinita, dentro de la ‘heurística logos'’, Cassella (2002a, 2002b, 2002c) ha llamado 'simultaneidad', '2da atención', o 'computación cuántica' el vector cognitivo (destacado con la negrilla en sus libros impresos) dañado en el autismo.


También ha equiparado (Cassella, 2019) la computación cuántica al Mayal llevado por el dios egipcio Osiris, al cristal Urim puesto por Moisés en el 'Arca de la Alianza', al bastón No’am mencionado por Zacarías (Libros 11-13), y al vector cognitivo llamado Nagual por Don Juan (el maestro Mesoamericano del antropólogo Carlos Castaneda). En este sitio y en Cassella (2018b), las lectoras encontrarán el circuito neural de la simultaneidad esbozado inicialmente por Cassella (2002a, 2002b). También se ofrecen aquí algunas razones sobre el por qué los autistas no pueden estar de acuerdo con las violaciones de la realidad auspiciadas por las pruebas de la creencia falsa.


En sus escritos (1997, 2000, 2002a, 2002b, 2004, 2018d), Cassella manifiesto la hipótesis que la 2da atención descansa en diez o más principios, que pueden ser concentrados alrededor de dos proposiciones: ‘Un objeto puede existir en dos o más lugares simultáneamente’ (Ubicuidad); y, ‘Dos o más objetos separados pueden compartir el mismo espacio al mismo tiempo' (Coincidencia).


Por ejemplo, los autistas no pueden manejar los pronombres porque el uso apropiado de los pronombres implica el manejo de una velocidad infinita y de la nada, en la base de la computación cuántica. Una persona autística incurrirá en la reversión de los pronombres (utilizando “tu” y “tuyo” en lugar de "Yo” y “mío”) porque escoger el pronombre correcto implica (Cassella, 2018c, 2018d) el cruce de la capacidad para encontrarse en más de un lugar a la vez (Ubicuidad) y por compartir el mismo espacio al mismo tiempo con nuestro interlocutor (Coincidencia). 


El Autismo, los sueños, y la libertad


La creatividad puede ser tomada como la linfa que le da vida al humorismo y a la metáfora. Desafortunadamente, los autistas no pueden tomarle el pelo al espacio y al tiempo por medio de la capacidad para vivir en mundos separados simultáneamente o para acoger a la vez mundos opuestos en su mente. Este hecho nos invita a creer que el secreto detrás de la dificultad de los autistas para enriquecer un diálogo espontáneo es un tesoro, que abriría nuevas puertas en todo campo. Podemos ver ese tesoro como la posibilidad de ojear la danza de permanencia y renovación que se esconde detrás de cualquier hazaña cognitiva de un ser humano no-autista—desde escribir una novela apasionante, hasta integrar el mundo controlado por la gravitación universal con el mundo subatómico propuesto por la mecánica cuántica.


El sueño y la esperanza de descubrir las raíces de la inteligencia creativa en los seres humanos y en la naturaleza pudiese llevarnos más allá de la división actual del conocimiento en campos separados, hacia la integración de conocimientos en cualquier campo. Pero el sueño de llegar al cruce de los caminos de la literatura y de la ciencia no perturba el quehacer de los caracteres que manejan los recursos colectivos, de los votantes que los apoderan, de los productores entrampados en la necesidad de un retorno financiero a corto plazo y de los consumidores en busca de un arco de vida más largo y cómodo. Si una vida larga  fuese multiplicada por el crecimiento de la población global, y  una vida confortable por el incremento del consumo per-cápita de energía, entonces esa operación, en el marco del calentamiento global, alimentaría una tragedia más que una comedia. Hemos de cambiar nuestro rumbo prolífico y consumista.


De forma similar, si el descubrimiento de la naturaleza de nuestra capacidad afectiva y cognitiva para entender tragicomedias—que se encuentra dañada en el autismo—fuese visto como un factor crítico en el avance de la ciencia y de la tecnología, dedicaríamos recursos ingentes a investigar las causas últimas del autismo. Si bien ese sueño ha encontrado a soñadores con capacidad y voluntad para llevarlo a la realidad, no se han visto aún inversionistas o gobiernos dispuestos a ayudar ese esfuerzo de imaginación y de trabajo. Nuestros objetivos más queridos están atados a la búsqueda de la fuente de la juventud, la esclavitud de las entidades no-humanas, la ilusión de vehículos más grandes y poderosos, y la invención de armas de destrucción masiva sofisticadas, con las cuales podamos destruir a aquellos que amenazan nuestros sueños de poder.


Irónicamente, los líderes autoritarios y diabólicos no sospechan que los autistas, en virtud de su adoración del milagro de la permanencia,  en un universo impregnado de cambios, pueden convertirse en nuestros guías para entender las raíces de la creatividad, de la democracia, de la libertad, y aún de la locura


LOS AUTISTAS NO PUEDEN CONCEBIR LA RENOVACIÓN PORQUE NO PUEDEN CRUZAR  LA NIEBLA AMBIGUA, PAVOROSA Y  EXCITANTE EN LA CUAL UN MISMO SIGNO PUEDE REPRESENTAR A LA VEZ SIGNIFICADOS DIFERENTES Y AÚN OPUESTOS. 


La limitación de los autistas apunta a la unión de la Ubicuidad con la Coincidencia en la heurística logos; cómo se da en el punto de cruce de cualquier cruz.

image354

F. La heurística logos

He aquí una escena familiar: Mientras yace en la cama de madrugada, una muchachita le canta con cariño a su muñeca. La canción que canta es la misma que su madre le cantó antes de acostarla. De modo que mientras canta, la joven pretende que ella es la madre de la muñeca y que su muñeca es ella misma.  Esa hazaña teatral parece insignificante; y, sin embargo, la actuación de la pequeña actriz descansa en el uso misterioso de una habilidad cognitiva cuya deficiencia es la causa del espectro de comportamientos chocantes observados en el autismo.


Para una persona autista que observase esa escena preciosa,  habrá sólo una persona en la cama: la niñita cantora. Para el testigo creativo, sin embargo, la cama acogerá a tres personas. De hecho, dentro de su juego simbólico, la pequeña actriz es tres personas a la vez: su madre, la muñeca a la cual su imaginación le ha dado vida y, naturalmente, ella misma.  Si la muñeca estuviese embarazada, entonces cuatro personas descansarían en la mente de la niña y en la cama de nuestro ejemplo. La situación descrita satisface el principio de la Coincidencia; y aún el principio de la Ubicuidad, si consideramos que la joven cantante yace aquí y allí simultáneamente. En verdad, dentro de su imaginación, ella se encuentra simultáneamente en su mundo, en el mundo de su madre, en el mundo de la muñeca, el  mundo de los niños, y  en el mundo de los adultos.  Según parece, la joven es a la vez una niña pequeña en el presente y una madre adulta en el  futuro


Ese ejemplo alimenta la teoría de que el autismo es causado por una deficiencia en la dinámica cognitiva que nos invita a compartir el mismo espacio al mismo tiempo con otras cosas y a existir en lugares separados simultáneamente (en nuestra mente). En su juego simbólico, la faceta artista (formas paralelas de pensar) de esa niña nutre su faceta autista (formas lineares de pensar). A través de esa práctica de cantarle a su muñeca, la niña crecerá en una madre real, o en el tipo de persona que ayuda a otros a crecer.

La escena previa es una buena representación de una heurística cognitiva a la que Cassella ha llamado "logos". La heurística logos (expresada también por el símbolo griego, 'Λ') presenta la 'inteligencia creativa' en los seres humanos y en la naturaleza como la complementariedad entre dos dinámicas de sistemas:  la secuencia, (la computación clásica, o la finitud) y la simultaneidad (la computación cuántica o la infinitud).  Recuerde que la comparación de las pruebas que los autistas pasan con las pruebas que fallan también condujo a la  complementariedad entre la computación clásica y la computación cuántica, entre la memoria y el aprendizaje, el Cayado egipcio y el  Mayal, los cristales Tumim y Urim de Moisés, los bastones Hovalim y No'am de Zacarías y el Tonal y Nagual de los Mexicas. 


La secuencia y la simultaneidad pueden apoderarse mutuamente o pueden destruirse mutuamente en un individuo, en un sistema social y en cualquier sistema natural. Por ejemplo, a diferencia de los esquizofrénicos, los autistas de alto funcionamiento mantienen viva la memoria (o la computación clásica) de hechos verdaderos; pero la dificultad de los autistas en emprender la vía de la coherencia cuántica los lleva a sufrir las consecuencias de los esquizofrénicos sin medicación, incapaces de manejar la de-coherencia que protege nuestro aprendizaje. Los pacientes de Alzheimer, por ejemplo, pierden su memoria cerebral; y las personas afectadas por la demencia senil pierden tanto la memoria cerebral como el aprendizaje cerebelar, o los dos cayados de Zacarías: Hovalim y No'am. 


La base racional/mística de la heurística logos no es completamente nueva. En 1964, Rimland propuso que “El estudio del autismo puede proporcionar una luz esencial sobre las bases biológicas de la inteligencia.” También reportó que (ibíd. p. 215) “la inteligencia es la habilidad para ver relaciones entre significados, tomando nota de varias alternativas simultáneamente” (Travis & Hunter, 1928, citado en Goddard, 1946). 


La intuición de Rimland puede ser complementada por una hipótesis adicional:  Tener acceso a la vez a una multitud de opciones separadas, que compiten en la explicación de un signo visible, representa sólo el movimiento de ida del péndulo paradójico de la creatividad lesionado en el autismo. De por sí, el movimiento cuántico de ida es peligroso. Pues la ambigüedad causada por el abrazo de alternativas contrapuestas lleva a la locura cuando es llevada más allá de un cierto límite. 


Por lo tanto, es esencial conectarse a tiempo con el movimiento de regreso de nuestra jornada cognitiva. Eso ocurre cuando nuestro yo hambriento rechaza el pan de muerte espiritual que nos ofrece el Diablo (en la 2da atención). Estaremos en la buena vía cuando, aún pudiendo volar, no volamos si nos lo pide el Diablo.  En lugar de volar con la cara malévola de la 2da atención, escogemos una alternativa o una combinación de alternativas que nos lleva de vuelta a un yo y a un otro re-creados.  Esa metamorfosis, en la cual alcanzamos con otros la renovación (la 3ra Atención), aparece cuando conectamos piezas existentes de conocimiento (por medio de la memoria resguardada por la 1ra atención de la computación clásica) en una nueva forma de ser, que enriquece el camino espiritual del yo y del otro. (Un ejemplo de ello es capturar el significado esotérico de un Texto Sagrado, considerando que la ciencia sola pudiese acelerar la autodestrucción de nuestra civilización). 


Ciertamente, los tiranos sanguinarios y torturadores, que le lavan la cabeza hueca a sus acólitos organizados en batallones, saben cómo usar apropiadamente los pronombres. De allí la opinión que no es la 3ra, sino la 2da atención la que guía billones de transacciones en nuestro quehacer diario; por ejemplo, en el uso normal de los pronombres.


Por otra parte, el estado de equilibrio entre la secuencia y la simultaneidad puede ser representado mediante el siguiente proceso: SI LOS NUEVOS ESQUEMAS QUE RE-CONOCEMOS (por primera vez) A TRAVÉS DE LA SIMULTANEIDAD PRUEBAN SER ÚTILES, SON ACEPTADOS POR OTROS, Y NOS CONDUCEN A VENCER CON ELLOS, ENTONCES HABRÍAMOS VUELTO DE VERDAD A UNA NUEVA REALIDAD; LO CUAL HACE LA VERDADERA DE-COHERENCIA.


Aunque la 3ra atención aparece en principio cuando aprendemos algo nuevo a través de la 2da atención y colocamos esa pieza repetitiva de conocimiento en los bancos de memoria de la 1ra atención guiada por la secuencia, Cassella prefiere utilizar el nombre "3ra Atención," o colocar una  mayúscula inicial irregular en la primera letra de un nombre, para validar nuestro regreso a una realidad de victoria conjunta, que pueda ayudar a otros a crecer.  Al final de cuentas, la de-coherencia por la cual inventamos una bomba capaz de destruir la Tierra, cortamos la vida de un inocente, o implantamos cualquier modalidad de venganza, no se relaciona con las vías de Dios de la 3ra Atención sino con las vías del Diablo


Como lo sugiere la heurística logos (Λ), necesitamos a la simultaneidad (la capacidad de mentir y de aprender, dañada en el autismo) para reajustar el conocimiento ya logrado y memorizado; y necesitamos a la  secuencia (la capacidad para preservar la verdad, que permanece ilesa en el autismo de alto funcionamiento) para reconocer un esquema una y otra vez, manteniéndolo sin cambio, hasta que se vuelva obsoleto. 


La preservación de la secuencia, el respeto de nuestra capacidad de mentir, y la potenciación de su unión hacen la danza de cambio y permanencia, a lo largo de la vía de Progreso en la cual  sonreímos y crecemos con las cosas que ayudamos a sonreír y a crecer.


La próxima sección explora el circuito neural de nuestra capacidad para sonreír y crecer.

image355

G. La sonrisa que sigue a un juego de palabras

La figura mostrada arriba esboza el circuito neural que sostiene nuestra capacidad para superar la ambigüedad de palabras polivalentes (o la coherencia), en la cual armonizamos piezas de información simultáneamente opuestas o no-relacionadas entre sí en el mundo familiar


Considere, por ejemplo, la situación paradójica de un Egipto en donde el español era el lenguaje del pueblo y de su monarca, Cleopatra.  Esa reina había quedado temporalmente coja después de una caída; y castigaba severamente quienquiera le recordase su cojera. En ese mundo fantástico, un cortesano apostó con sus pares que no incurriría en un castigo, aunque le manifestase claramente a la reina su nueva condición. En verdad, cuando la reina se acercó a las riberas del Nilo para admirar unas flores, el cortesano chistoso le dijo, "Entre la flor del jazmín y la flor del loto, su majestad 'es coja' (escoja)." 


Nuestra sonrisa cerebelar, que sigue a un juego de palabras, combina de forma agradable e insospechada 'schemata' fijos almacenados en la corteza cerebral. 


Ito (2011) sugirió que las fibras musgosas (MF) llevan copias virtuales de información almacenada en la memoria cerebral, con el fin de excitar las células cerebelares  'granulares' (Gr) y de 'Golgi' (Gl). Después de ese paso, la información traída por las fibras musgosas anima las fibras paralelas (PF) que cruzan la capa de 'células de Purkinje' (PC) para alcanzar la 'Capa Molecular'. En esa capa superior, los axones de las fibras paralelas cruzan las dendritas de las células de Purkinje.   


Va la hipótesis que, dentro de la computación cuántica, la coherencia puede ser asociada a la potenciación de largo término no-local (LTP). El hecho es que una fibra musgosa puede excitar más de 180,000 células de Purkinje, hacia un grado increíble de divergencia. También es posible adscribir hipotéticamente la de-coherencia y la  depresión no-local de largo término (LTD) al hecho de que una célula de Purkinje pueda ser excitada por 180.000 fibras paralelas. Dentro de la fantástica convergencia conexa a la LTD, las células de Purkinje que acojan significados inválidos son silenciadas, tal como la princesa Turandot (en la ópera homónima de Puccini) les promete la muerte al alba a las sirvientas que se apeguen a un nombre errado del príncipe mongol que visita la ciudad de Beijing (el príncipe Calaf).


El juego cuántico entre el Cóatl-quetzal que va en la coherencia-divergencia y el Quetzal-cóatl que regresa en la de-coherencia-convergencia es también iluminado por las palabras de Cristo (Mateos, 22:14), "Porque muchos son los llamados, pero pocos son los escogidos" y el verso, "Bendita seas entre las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre Jesús" en el 'Ave María'. 


Aunque Ito (2011) escribiese que 97% de las células de Purkinje son silenciadas en el proceso de aprendizaje, creo que muchos lectores y lectoras aprenderán algo nuevo sobre el misterio de la sonrisa humana enfocando el proceso por el cual escogemos sólo entre dos piezas opuestas o distintas de información, o combinamos los significados de las copias sin valor traídas al cerebelo desde el cerebro por las fibras musgosas. 


La última situación corresponde al juego de palabras expresado en la figura mostrada arriba, en la cual la misma secuencia de sonidos ("escoja" o "es coja") satisface a la vez dos situaciones distintas, como sucede en la intersección de la viga horizontal con la columna vertical de cualquier cruz, o en el tope de una montaña en el cual la subida encuentra a la bajada. 

image356

H. La chilena de Pelé

La figura arriba (Cassella 2018b) muestra que la computación cuántica del "ser y no ser" realizada en el cerebelo humano re-ajusta el movimiento de un brazo para darle algo a alguien, o el movimiento de una pierna en el jugador de futbol que trata de hacer un gol


También un juego de palabras, o el movimiento que le toma el pelo a alguien, puede ser resumido en un movimiento ambiguo que merece ser explorado y entendido. Aunque nuestra faceta autística puede duplicar el esquema de una sonrisa, no puede manejar el humorismo, de la misma manera como los autistas no pueden tomarles el pelo a otros.


El acto de tomarle el pelo a otra persona es realizado por una niña de un año, a partir de un esquema repetitivo del movimiento de su brazo para dar algo almacenado en su corteza cerebral. El acto por el cual la niña busca dar y no dar un chocolate a un visitante inocente puede ilustrar la forma cómo nuestra faceta artista se desenvuelve en el mundo real. En la figura de arriba, se muestra efectivamente cómo nuestra faceta artista re-ajusta un esquema almacenado por nuestra faceta autista.  De todas formas, hay que explicar primero la diferencia entre un modelo 'directo' y un modelo 'inverso', dentro de la misteriosa dinámica de sistemas que nos permite seguir la hazaña de Cóatl-Quetzal cuando va a Venus a través de la coherencia cuántica


Después de examinar en profundidad el pensamiento de Ito (2011), Cassella (2018b) conectó  la 'dinámica directa' de Ito a la habilidad para predecir un movimiento, o para 'ver' la posición final y el resultado de un fenómeno que no podemos parar y que no debemos parar; y a su 'dinámica inversa', la capacidad para producir los comandos de un movimiento de nuestro yo que queremos implantar y que podemos cambiar. Obviamente, no podemos controlar perfectamente los movimientos de otra persona (el modelo de "dinámica directa" de Ito); mientras que sí podemos controlar lo decidimos hacer. El hecho que los autistas en general tienen problemas para decidir qué hacer y qué decir (executive functioning) implica un daño misterioso en el uso de la dinámica inversa, además de la dificultad para combinar dinámicas inversas y/o directas opuestas.


En 1968, por ejemplo, el jugador brasileño Pelé hizo un gol mediante una chilena que cruzó en su mente un pase ligado a un modelo de dinámica directa con un modelo de dinámica inversa.


Tal como sucedió con Pelé, sólo el mejor chofer pararía frente a una luz de tráfico verde, si viese que otro chofer a su izquierda o a su derecha, llegará a la próxima intersección y la pasará sin pararse frente a una luz roja. Va entonces la hipótesis que nuestra faceta autista guía nuestro pie en presionar el freno antes una luz roja, o el acelerador antes una luz verde; también, que nuestra faceta esquizofrénica presionará el acelerador frente a una luz roja, si la ingestión de alcohol la ha liberado de las leyes controladas por nuestra faceta autista.


La solución descansará en la amabilidad no hipócrita y no en la burla o en el odio, pues la naturaleza nos invita a tomarles el pelo a otros muy temprano en la vida.


Al igual que Pelé, una muchachita lista para jugar con otros ha de cruzar en su mente un modelo de dinámica directa del brazo del visitante dispuesto a agarrar el chocolate que ella le ofrece con un modelo de dinámica inversa de su brazo. La muchachita-actriz adelantará su brazo con un modelo inverso, ofreciendo un chocolate, pero lo retirará con un modelo inverso contrario un instante antes de que el visitante agarre para sí la deliciosa barra.  


En forma similar, el chofer que viaja tanto en su carro como en el carro de un chofer borracho a su derecha evitará un choque cruzando dos modelos de dinámica directa en su mente para alcanzar la próxima intersección a través del principio de Ubicuidad antes de que la alcancen ambos carros a la vez. Ese chofer artista saldrá ileso de una colisión virtual en virtud del principio de Coincidencia, regresará a su carro a una velocidad infinita, y presionará a tiempo el pedal del freno.


Dentro de la computación neural cuántica, podemos cruzar dos modelos de dinámica directa, dos modelos de dinámica inversa, o un modelo de directa con un modelo de inversa, lo cual muestra la supremacía del cerebelo en todos los mamíferos. No es social utilizar esa supremacía para comerse el otro; y menos que nunca es social usar la palabra "social" para convertir otros en esclavos.

 

image357

I. La supremacía del cerebelo

Cualquier persona en la Tierra alcanzaría la Sabiduría de la 3ra atención si usara los principios de la computación cuántica para vencer con otros. Aquí recibe apoyo la hipótesis que la decisión sobre cuándo tienen que aplicarse los principios de la computación clásica y cuando los principios de la computación cuántica es un problema que atañe al cerebelo y al tronco cerebral. El hecho que el cerebro se divida en dos hemisferios con distintos roles implica una coordinación central.


Los micro-complejos cerebelares, entonces, debieran tener el poder de coordinar tanto dos sensaciones como dos conceptos--como lo implica nuestra capacidad para apreciar la armonía de una obra de arte, de la canción "Volare" de Domenico Modugno y del diapasón mostrado debajo del retrato del dios egipcio Osiris. El hecho que muchos autistas con retraso mental tengan una cabeza sobre-desarrollada sugiere que su habilidad disminuida de amarrar conceptos obedezca un daño del cerebelo. 


Podríamos ganar muchísimo ayudando a las personas con autismo y retraso mental. En primer lugar, debiéramos entender dónde están en relación con la escala de crecimiento de la inteligencia divisada por Piaget.  En segundo lugar, pudiéramos diseñar y ensayar nuevos métodos de enseñanza, ajustados a guiar a los autistas a cruzar sin daño intersecciones virtuales.


El esquema ilustrado arriba se basa en el punto de vista de que el acto de tomarle el pelo a alguien implica la asignación de las ondas cerebrales a cuatro vertientes:

  • las ondas beta reflejan el acto de enviar al vástago cerebral y a los núcleos profundos del cerebelo la copia de un esquema almacenado en la corteza cerebral; 
  • las ondas alfa reflejan nuestra decisión de abrazar a la vez tanto un esquema conocido como su negación;
  • las ondas delta reflejan esa negación; y, finalmente,
  • las ondas teta reflejan nuestra decisión de regalar un chocolate al visitante al cual le hemos tomado el pelo por un rato largo; todo eso para demostrarle que podemos escoger entre un espíritu gentil y angélico y un espíritu burlón y diabólico. En el caso de Pelé, las ondas teta lo llevaron a hacer un gol con una chilena.


A diferencia de una persona amable, un verdugo torturador jugará con un prisionero antes de abusar de él o de ella con la complicidad de los testigos que fingen no ver. El torturador hará eso porque goza de la protección y bendición de un patrono malévolo; o porque hay líderes estúpidos que creen que podrán negociar con un tirano, que al final traicionará a sus cómplices para salvarse. 


Desafortunadamente para ellos, los abusadores que se aferran al poder ignoran que su traición del actor que trata de enseñarles  el significado social de los valores será seguida a largo plazo por su caída en el abismo de la locura.


La victoria del yo con el otro se esconde en comprender los valores sociales que pavimentan la vía de la Tercera Atención en Obras Maestras del arte y en los Textos Sagrados de todas las religiones (Cassella, 2019). 

image358

J. Los Valores Sociales

Tanto la computación clásica como la cuántica son innatas en los seres humanos no-autistas. Esa hipótesis se alinea a las consecuencias genéticas que hay cuatro veces más autistas varones que hembras, quienes poseen mejores cromosomas. 


Los autistas de alto funcionamiento mantienen sin daño al nacer un vector cognitivo  (véase el fondo izquierdo de la figura arriba) que pudiese ser equiparado al cristal  Tumim, cosido por Moisés en el efod  que su hermano Aarón mantenía en el Arca de la Alianza. También es posible equiparar el cristal Tumim al cayado egipcio llevado por el dios Osiris y por todos los faraones, hasta el suicidio de Cleopatra VII, y antes de que el general romano  Octavio Augusto descubriese su cuerpo sin vida. El Cayado egipcio y el cristal judío Tumim hacen también el bastón Hovalim, la fe, el orden y la verdad que se oponen al caos desordenado y a la falsedad.  El orden opuesto al caos hace el  Tonal apreciado por los mexicas-aztecas, la unidad mensurable, y la computación clásica que protege los esquemas "invariables" almacenados en la corteza cerebral de los humanos.


Sin la computación clásica impuesta por el Tonal azteca, el mundo de orden de la realidad compartida en un yo cuerdo se desvanecería: la situación de los esquizofrénicos. Después de todo, la computación cuántica protegida por el Nagual azteca necesita de una plataforma desde la cual pueda emprender el vuelo hacia el infinito que rodea toda duda. A manera de ilustración, después de que Jacobo robara la bendición de Isaac, que le pertenecía a su hermano gemelo Esaú, el Engañador (Jacobo) tuvo que dejar atrás su hogar-cayado, en el camino del Mayal egipcio, Urim, o el No'am de Zacarías, por temor de la rabia de Esaú, o a causa de su propia valentía, de su curiosidad o del consejo de su madre Rebeca. 


Jacobo no llegó a toparse con la locura porque soñó en Bethel sobre una rampa que iba de la tierra (la computación clásica) al cielo (la falta de realidad del loco, también protegida por la computación clásica). Los ángeles de Dios subían y bajaban por la rampa, una alusión a los pensamientos de la persona no-autista, quien toma la vía de la coherencia en la 2da atención que va del autismo a la esquizofrenia; y,  toma luego la vía de la de-coherencia, en la 3ra Atención, que baja al orden autista terrestre atravesando el desorden esquizofrénico


En Betel, Jacobo entendió que hay algo peor que la pobreza extrema: la pobreza cognitiva del simplón o de las personas con el cerebro lavado, que los ángeles cuánticos abandonan en el mundo visible; y peor aún es el espíritu cuántico de líderes que han hecho un pacto con cohortes diabólicas. Esos líderes serán condenados a vagar en los confines de la locura hasta caer en el abismo que la rodea. En resumen, aunque el apego de los autistas a una realidad compartida es mejor que el apego al caos de los locos, la libertad artística para pecar es mejor que la inocencia autística. Sabiendo eso, los tiranos diabólicos enfatizan su capacidad para imponer el orden; pero, ¿de qué sirve su orden si al final conduce al caos?


Cassella (2018d) supuso que Jacobo entendió en Betel que no debía usar su capacidad para cabalgar el infinito de la computación cuántica para acortar el crecimiento de otros, como lo hacen los tiranos, sino para crecer con otros, en la búsqueda de victorias conjuntas. Los tiranos que desconocen la democracia carecen también de la Razón y de la Visión que llevan a la solución de un problema. Después de Betel, la Fuerza de la libertad y de la bondad llevaron Jacobo a un aprendizaje sobrio, lo cual incluyó su propia redención cuando juntó su aptitud de perdón a su prudencia


Al final, la compasión de Jacobo templó su fe y su esperanza en una Razón y Visión capaces de descubrir su verdadero yo y su verdadero amor en el borde de la locura, sin caer en ella. En Penuel, la humildad detrás de la nada llevó a Jacobo a luchar durante una noche entera con Gabriel, una metáfora de su realización de que todo explorador del infinito ha de consultar con Dios antes de ejercer su Voluntad. Gabriel vio allí que Jacobo había dejado atrás su diablo cuántico, su  mente torcida y su egoísmo. En consecuencia, la Cara de Dios le torció a Jacobo una de sus piernas y cambió para siempre su nombre de  "Jacobo" (o 'el engañador') a "Israel," o 'Aquel que lucha con y es salvado por Dios'. 


Después de Penuel, Israel abrazó la Voluntad paciente que busca crecer con y ganar con otros. Su Caridad y su Piedad trataron de enseñarle a la mente curiosa de otros como escapar del consejo del Diablo en la búsqueda de la Belleza, Amor, Elegancia y Sabiduría. Jacobo había dejado Betel en la pobreza y dejó atrás Penuel en la riqueza. Al parecer, ni la pobreza ni la riqueza podían influenciar su Voluntad de 'caminar con Dios'.


La tradición oral detrás del Genesis y de la historia de Jacobo fueron descritas por Moisés. Ese príncipe de los profetas escondió en el Pentateuco (los primeros cinco libros de la Biblia) los valores sociales necesarios para cambiar los peligros conexos a la solución de problemas cruciales en un nuevo horizonte de Progreso. Similarmente, el Águila Tolteca/Mexica es una metáfora del regreso de Quetzalcóatl que llevará a los hijos de nuestros hijos a salvar nuestro planeta antes de alcanzar el planeta acuoso que gira alrededor de Proxima Centauri, la estrella más cercana al Sol.


Entender el autismo, la faceta autista y la faceta artista de la mente humana nos llevará a:


  •  un nuevo Ramayana, en el cual Sita llenará a su esposo Rama de compasión
  • un nuevo encuentro entre Kong Fuzi y Laozi, en el cual ambos maestros unirán sus puntos de vista;
  • un entendimiento de la jornada nocturna de Mahoma; 
  • el entendimiento del misterio de la transubstanciación en la Eucaristía;
  • el regreso de Quetzalcóatl;  
  • el entendimiento del autismo y de la sicosis;
  • una Alianza ad hoc entre las naciones poderosas;
  • parar la muerte de las especies libres no-humanas;
  • reducir el número de habitantes humanos de la Tierra, sin matarlos
  • bajar notablemente nuestro consumo de hidrocarburos y de energía; 
  • re-educar a los terroristas y a los líderes que les lavan el cerebro;
  • bajar la temperatura promedio de la atmósfera baja; 
  • limpiar nuestros océanos; y 
  • causar la sonrisa de nuestros hijos y descendientes.


image359

Autismo, heurística logos y calentamiento global

Como se explica en el taller de trabajo sobre el cambio del clima (8vo), en un artículo ad hoc (Cassella, 2017b) y en un libro sobre el tema (Cassella, 2018l), el IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio del Clima) no ha considerado aún los peligros extremos atados a nuestra disposición a dejar que la temperatura de la atmósfera baja se eleve en más de dos grados Celsius.


Si el permafrost y los océanos se calientan ahora (dentro de una atmósfera que se ha convertido en  la serra más poderosa en 300 millones de años), los cristales de clatrato de metano que yacen dormidos en el fondo de mares poco profundos pudiesen romper su jaula, viajar a la atmósfera y causar el alza de la concentración de dióxido de carbono por encima de 1500 ppm. 


Bajo esas condiciones, pudiésemos perder en el fondo de nuestros océanos el equilibrio entre bacterias que se alimentan de azufre y bacterias que se alimentan de oxígeno. En ese caso, una avalancha ambiental causaría la emisión masiva de sulfuro de hidrógeno, que ya se asoma en filtraciones presentes cerca de la costa de Angola. Nuestro objetivo de vivir una vida más larga y confortable destruirá más que las florestas de la Tierra y las especies no-humanas: Ese desequilibrio llevará al Diablo el futuro, las esperanzas y la sonrisa de los hijos de nuestros hijos.


Por sí sola, la ciencia no puede alejar los peligros extremos que se ciernen sobre nosotros y nuestros descendientes. Sólo integrando nuestro músculo científico con los sueños y con los valores de nuestros antepasados podremos transformar esos peligros en oportunidades de crecimiento antes de la vuelta del siglo XXI. No tenemos mucho tiempo para hacerlo; pero tenemos que tratar de vencer con.


Tenemos que hacerlo a pesar de que algunos de nosotros sean ciegos; de que otros estén impregnados de cinismo; y de que unos pocos estén hundidos en una corrupción sin regreso. Sin embargo, podemos salir de esa situación en una forma elegante, que los hijos de nuestros hijos bendecirán, aún en sus sueños.  Alentamos aquí a lectores y lectoras, que abrazan una valentía sin límites y que quieren mejorar el futuro de sus hijos, a que dediquen algún tiempo a encarar las dificultades de estas páginas, en la espera de una comprensión eventual.  (El acto de presionar la figura arriba, conducirá a los escritos de Antonio Cassella sobre calentamiento global).

References, Referencias, Riferimenti

En lo que atañe referencias a artículos y libros escritos por Antonio Cassella, agradecemos al lector que examine el listado presentado en la página de su biografía. 


 American Psychiatric Association. 2013. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSMA V, 5th Edition), Washington, D.C.: Author.

 Asperger, H. (1944). Die autistischen, psychopathen in kindersalter. Archiv fur Psychiatrie and nervenkrankheiten, 117, 76-136.

Baron-Cohen, S. (1989). Are autistic children behaviorists? An examination of their mental-physical and appearance-reality distinctions. Journal of Autism and Developmental Disorders, 19, 579-600.

Baron-Cohen, S. (1993). From attention-goal psychology to belief-desire psychology: The development of a theory of mind and its dysfunction.  In S. Baron-Cohen, H. Tager-Flusberg, and D. J. Cohen, eds., Understanding other minds: Perspectives from autism (pp. 59-82). Oxford: Oxford University Press.

Baron-Cohen, S. (1995). Mindblindness. Cambridge (MA): MIT Press.

Baron-Cohen, S., Leslie, A., & Frith, U. (1985). Does the autistic child have a “theory of mind”? Cognition, 21, 37-46.

Caramazza, A. (1994). “Parallels and ubiquities in the acquisition and dissolution of language.” Proceedings of the Royal Society of London, 346, 121-127.

Castaneda, C. (1987). The Power of silence: Further lessons from Don Juan. New York: Simon and Schuster.

Deykin, E, Y., & MacMahon, B. (1979). Pregnancy, delivery, and neonatal complications among autistic children. American Journal of Diseases of Children, 134, 860-64.

Feynman, R. P. (1985). The strange theory of light and matter.Princeton, N.J.: Princeton University Press.

Goddard, H. H. (1946). What is Intelligence? Journal of Social Psychology, 24, 51-69.

Ito, M. (2011). The cerebellum: Brain for an implicit self.Upper Saddle River, NJ. 

Johnson, M. H. (1994). Brain Development and Cognition. Oxford: Blackwell.

Kanner, L. (1943). Autistic disturbances of affective contact. Nervous Child, 2, 217-250.

Landry, R., & Bryson S. (2004). Impaired disengagement of attention in young children with autism. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 45, 1115-1122. https://doi.org/10.1111/j.1469-7610.2004.00304.x

Leslie, A., & Roth, D. (1993). What autism teaches us about metarepresentation. In S. Baron-Cohen, H. Tager-Flusberg, and D. J. Cohen, eds., Understanding other minds: Perspectives from autism (pp. 83-111). Oxford, England: Oxford University Press.

Perner, J. (1991). Understanding the representational mind. Cambridge, Mss.: MIT Press.

Piaget, J. (1983). La psicología de la inteligencia. Barcelona: Grijalbo.

Povinelli, D. J., Landau, K., & Perilloux, H. K. (1996). Self-recognition in young children using delayed versus live feedback: Evidence of a developmental asynchrony. Child Development, 67, 1540-1554.

Richardson, S.A., Koller, H., Katz, M. & McLaren, J. (1980). Seizures and epilepsy in a mentally retarded population over the first 22 years of life. Applied Research in Mental Retardation 1,123-38.

Rimland, B. (1964). Infantile autism: The syndrome and its implications for a neural theory of behavior. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.

Zaitchik, D. (1990). When representations conflict with reality: The preschooler’s problem with false beliefs and “false” photographs. Cognition, 35, 41-68.

Watson, J. S. (1994). “Detection of the self. The perfect algorithm.” In Self-awareness in animals and humans, edited by S. T. Parker, W. R. Mitchell, and M. L. Boccia, 265-280. New York: Cambridge University Press.

Wimmer, H., & Perner, J. (1983). Beliefs about beliefs: Representation and constraining function of wrong beliefs in young children’s understanding of deception. Cognition, 13, 103-128.